DE CARACAS A MADRID




Hablaba bajito, tanto que hasta la respiración había que silenciar, para oír lo que decía. Quién iba a decir que 25 años después, la princesa del colegio y el gordito del salón, estarían allí.

Él tímido ex – gordito, ahora era un atlético artista plástico, que pasaba por el país para recibir un premio y la popular ex – princesa del colegio, era ahora el mejor retrato de la “Susanita” de Quino, esposa de alguien importante y ama de casa solitaria.

Había leído en algún periódico, que su antiguo compañero de colegio sería premiado esa noche en un reconocido centro cultural de Caracas y entre el café y la mermelada trató de hacerle algún comentario sobre el tema a su esposo. Como todos les desayunos las conversaciones eran monólogos de ella. Le pidió a su esposo salir esa noche a hacer algo divertido, pero éste, como en los últimos años de su aburrido matrimonio, declinó la propuesta por exceso de trabajo, es más tendría que salir a un viaje de negocios sorpresa. Claro eso se lo diría en la tarde después del almuerzo, buscaría una pequeña maleta y metería lo indispensable; se despediría con un beso en la frente, y casualmente como cada mes la nueva asistente lo acompañaría.

Sabiendo la rutina se resignó a pasar otra noche sola en casa. Hasta que llegó este personaje a su puerta. Le entregó un ramo de flores, varias cajas y una tarjeta de invitación para la premiación de esa noche. A cada pregunta de ella, el caballero le respondía que el afamado artista le enviaba esos presentes. Se sintió totalmente desorientada, dudó, la tasa de secuestros de la ciudad crece cada día, ¿sería esta una nueva modalidad? Así que se negó a aceptar los paquetes y cerró la puerta.
Dos horas después se asomó cautelosamente y los paquetes seguían allí. La razón la decía que llamara a la gente de seguridad, pero la curiosidad era más fuerte que cualquier cosa.
Una hora más tarde, tenía puesto el vestido, los zapatos y los accesorios. Llamó al chofer de la empresa. Ser la esposa del dueño le daba ciertas comodidades y a esa hora él estaría seguramente “trabajando muy duro” con nueva su asistente.

Estaban allí celebrando el acontecimiento, recordando, poniéndose al día. Él se había divorciado hacía un año, las europeas son mujeres muy frías para su gusto. Su éxito profesional se cristalizó cuando sus obras llegaron a Madrid y por consiguiente se mudó a esa ciudad. No puede negar que la seguridad y la estabilidad son superiores a lo que él conoció aquí, pero no se acostumbra a la impersonalidad del lugar.

Ella está encantada de estar allí, él no deja de halagarla, pero cuando ya es hora de retirarse, él le pide volverla a ver. Ella acepta.

La despedida es incómoda, un torpe beso en la mejilla y una mirada eterna.

Esa noche regresó a su casa, cansada y alegre, agradecida con la vida por esa noche tan divertida, hacia años que no se sentía la princesa de la clase y gracias a él estaba viva de nuevo.

A la mañana siguiente recibió un hermoso ramo de flores agradeciéndole su presencia en el evento. Ella saboreaba en su café todas las sensaciones de la noche anterior. Él la llamó, y la invitó a almorzar, sin pensarlo mucho aceptó. Pasaría a buscarla cerca de medio día.

A la una en punto entraron al restaurante y salieron cerca de las siete de la noche. Era delicioso conversar con él, una mezcla de nostalgia, aventura y por sobre todas las cosas atención. Esa tarde él le explicó su teoría de las rémoras y las chicas populares. Según su percepción la chica popular siempre esta rodeada de amigas no tan bonitas. Igual que los tiburones están rodeados de rémoras. Los chicos que quieren llegar a la princesa del grupo deben sortear a las rémoras, si de milagro llegaban a su objetivo y son rechazados siempre pueden ser consolados por las mejores amigas. Ella se sonrojó, sabía que lo que le contaba era muy cierto. Se daba el lujo de desechar chicos cada semana, escoger con quién salir solo levantando el dedo, decirles cortésmente, pero con inflexibilidad “lo siento esto no funcionará”. Y pensar que él había sido un de esos.

Salieron de allí y se dirigieron a un local tipo lounge. La conversación se volvía cada vez más personal, comenzaron las confesiones, las disculpas por la inmadures. Ese trago azul que él le había pedido estaba cumpliendo su objetivo, la desinhibió tanto, como para que ella le preguntara” ¿Qué quieres tú conmigo hoy? Porque yo sé exactamente lo quiero contigo ahora”.

En la habitación del hotel donde él se hospedaba, se comieron a besos, descubrieron sus cuerpos, ella adúltera, él lujurioso, sudaron, gimieron. Ella se despojó de todos sus prejuicios, pidió placer, dio todo lo que él le pidió, no se juzgaron, solo disfrutaron.

Se despertó sobresaltada con timbre de su celular, entró en pánico, era su esposo, eran las 7 de la mañana y ella por primera vez, no había dormido en su casa. Fue al baño y oyó el mensaje, le decía que la cosa se había complicado y que debía quedarse un par de días más. Las lágrimas corrían incontrolablemente por su cara, se sintió avergonzada, arrepentida, asustada, inmoral, aliviada.
Salió del baño con la intensión de huir, pero él la esperaba sentado al borde la cama con su ropa lista, para que se vistiera y se marchara. No hubo palabras, no le podía ver la cara, sentía vergüenza de sí misma.

Ya en su casa, metida en la bañera, lloró, rió, culpo al trago, culpo a su esposo, pensó que esa noche había sido una venganza de él hacia ella, de ella hacia su marido y mientras pensaba en todo aquello se tocaba cada lugar que la noche anterior él le había tocado.

Su matrimonio siguió igual, su vida no. Ahora viaja frecuentemente a Madrid y se queda una o dos semanas “trabajando muy duro” para llevar las mejores piezas de arte a la galería que inauguró en Caracas.


Comentarios

Jorge ha dicho que…
Nyna
Bien por esos siguientes viajes a Madrid.
;0)

Saludos,
Jorge
Nyna Koti ha dicho que…
"Trabajar" fuera de casa siempre será un placer, para la protagonista de esta historia.
rebeca ha dicho que…
Ya que no tiene la atención de su esposo y él se ocupa en llevar a su asistente a los viajes....pues porque no "viajar" a madrid a ocuparse de ella??????????????