PEQUEÑAS MUERTES


Fumar es suicidarse lentamente.
Yo no tengo el valor para hacerlo de otra forma.

En esos breves segundos, en los que se consume el tabaco, pienso en millones de cosas que hice mal en esta vida. Siempre saliendo del camino recto para corregir luego ese error con resignación haciendo lo correcto.

Sabiendo que la única responsable de su destino soy yo, pero resentida con quienes empujaron mis lagrimas y crearon ese vacío en la boca del estómago.

Pienso entonces cómo sería descansar al fin de tanta tristeza y me imagino como en esos sueños donde quieres levantarte y tu cuerpo no responde; dormida pero totalmente consiente de lo que ocurre a mi alrededor.

Oigo, tal vez, el llanto sincero de algunas mujeres. De resto, el murmullo de desconocidos. Sin embargo esas dos personas que me duelen hasta en esta situación no están, no les importa y siguen siendo la motivación de mi nuevo estado.

Tal como he pedido siempre, el calor me envuelve. Las lenguas del fuego me recuerdan las muchas manos que me tocaron en vida, el palpitar del corazón cuando esperaba una respuesta, el frió en la manos cuando me confesaba, la emoción de oír mi nombre en otra boca, la alegría de una carita a la que le he dado vida, sentir unos labios rozando mi oreja mientras dice con franqueza “Te Amo”, llevándome al último orgasmo de este cuerpo.

Entonces me sorprendo a mi misma tratando de recordar la última vez que hice el amor y me doy cuenta que fue hace mucho, que aun no he aprendido a bailar tango, ni he hecho un trío. Que deseo viajar un año sin destino, aprender un idioma exótico, caligrafía china, que dejé de practicar el sexo como deporte hace meses, porque quiero sentirlo de verdad la próxima vez.

Aspiro profundamente la última bocanada de mi cigarrillo, me deshago de él y regreso a esta vida, que quiero vivirla mientras disfruto como me duele.


Comentarios

Ruben Ali ha dicho que…
Excelente escrito, como siempre Yrina tienes esa facultad para extraer de las vivencias su escencia, las respuestas que en algun momento buscaste...la mejor de todas que eres tu, la autentica y que eres mujer, una gran mujer. Gracias Amiga.
Nyna Koti ha dicho que…
Gracias Darling!
nykaa ha dicho que…
Has comparado y descrito la muerte, el suicidio con el vicio de fumar.Muy original!!!!
La verdad es que deberíamos tomarlo así, quizá habría menos gente mfumando o menos colgando de una soga...xd
Muy sensual tu blog.xd
Saludos y suerte en el concurso.
Nyna Koti ha dicho que…
Gracias por tu comentario Nykaa.

Muy cierta tu apreciación, al fin y al cabo todos vamos a morir tarde o temprano.