CONTROL

.



Toma tus ganas y llévalas a otro lugar,
distráelas hablándole de economía,
maréalas sin alcohol, para que no sientan
báñalas a mitad de la noche, si no te dejan dormir
reprímelas hasta que ganes el control.

Cuando ya te creas dueña de su voluntad
puedes volver a verle,
probarte que ya no sientes nada
que eres ama dueña y señora de esas ganas.

Si no protestan, te sentirás vencedora
llegarás a tu cama y llorarás desconsoladamente,
porque habrás logrado tu objetivo.
.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Deja que tus ganas sean libres y hagan lo que quieran, si de todas formas vas a sufrir entonces que sean con algo de gustito
teresa coraspe ha dicho que…
Yrina, como ves, reviso tu blog y te envié un correo desde teresacoraspe@gmail.com. Tu poema es original y retador; a veces es bueno ponerse a prueba, aunque difícil cuando están los sentimientos involucrados. Les doy el nombre de las tretas del amor que, son tan válidas porque puedes probarte a ti misma cuán fuerte puedes ser. Desde aquí un abrazo solidario y gracias por caminar sobre la arena de mi blog. Teresa.
Nyna Koti ha dicho que…
Muy agradecida Teresa.
Por aquí, sigo atenta a tus letras, mi ventanita virtual sigue abierta para ti.
Saludos y éxitos.