A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Una nueva colaboración que me llena de mucha satisfacción, puesto que dice que esta ventanita virtual de expresión está creciendo y hay personas que la consideran un buen medio para expresar sus creaciones y opiniones.

Esta colaboración me encanta, porque es un caballero quién tiene a bien presentarnos su ensayo sobre el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER. Qué cosa más rica que sea un hombre quién le diga al mundo lo que no debe hacerse con las madres, hijas y hermanas de cualquiera.

La sensualidad y los instintos que se desbordan en este espacio no son ajenos a la realidad del mundo.

No somos diferentes, no somos especiales, solo somos seres humanos; que si bien no queremos concesiones o favores, tampoco queremos desprecios, ni maltratos. Solo somos eso, seres humanos iguales a los otros seres humanos.




Francisco J. Tovar B. (Venezuela, 02 de abril 1.981) Internacionalista, activista por los derechos humanos.
Correo: franciscojtovar@yahoo.com
Twitter: @franciscojtovar

Alguien dijo en una oportunidad: “El hombre que logra conquistar su propio espíritu es más poderoso que el conquistador de pueblos” en una clara referencia a la necesidad del autodescubrimiento en principio, para luego dar paso al autocontrol y finalmente a la liberación del potencial propio. Incluso la Biblia plantea, en palabras del famoso Rey Salomón: “Tal como piensa el hombre así es”El principio es básico y paradójicamente, aunque es universal, en la práctica es poco conocido: TODO COMIENZA EN LA MENTE. Toda creación humana fue alguna vez un pensamiento en la mente de un hombre o una mujer. De manera que si logramos conquistar nuestras mentes, no habrá límites para lo que podamos hacer: una sociedad más justa, una comunidad sana, una familia plena y hombres y mujeres realizados.





A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER






El combate contra la discriminación hacia la mujer en el mundo moderno parece tener su bastión más importante en el ámbito del Derecho Internacional: muchos han sido los instrumentos jurídicos que se ha promulgado desde bien iniciado el siglo XX: DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS (1948), “específicamente el artículo 2”, la creación del FONDO DE DESARROLLO DE NACIONES UNIDAS PARA LA MUJER (UNIFEM) (1976), CONVENCIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DE TODA FORMA DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER, (1979), CONVENCION INTERAMERICANA PARA PREVENIR, SANCIONAR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER "CONVENCION DE BELEM DO PARA” (1994), entre otras. Indudablemente han sido muchos los logros y reivindicaciones para la mujer a partir de la solidificación del movimiento feminista, que ya se venía gestando desde mediados del siglo XIX. Quizá una de las manifestaciones locales más recientes de dicho movimiento se pueda observar en la creación del MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA MUJER E IGUALDAD DE GÉNERO en Venezuela, el pasado mes de abril de 2009.



Desde el punto de vista de la legislación y el Derecho Internacional son más que loables los esfuerzos, aunque, tristemente es mucho más largo el trecho por andar que el recorrido, tal como lo muestra un informe publicado por AMNISTÍA INTERNACIONAL - SECCIÓN ESPAÑA en el año 2006, a través del cual se denuncia que al menos 36 países tienen leyes que discriminan a las mujeres vía distintas figuras como: la exclusión en el derecho al voto (Arabia Saudí), la impunidad de la violencia doméstica (Nigeria), la titularidad de la custodia de los bienes legales por parte del marido (Chile), la pérdida de la herencia, por parte de la mujer, al contraer matrimonio (Nepal) entre otras disposiciones abiertamente discriminatorias.

A pesar de que, en ocasiones, las leyes establecen el principio de no discriminación por razón de sexo, la forma de aplicarlas, la distribución inadecuada de recursos o el no tener en cuenta su distinto efecto entre hombres y mujeres, perspectiva de género, “conducen a una discriminación de facto de la cual los Estados son responsables”. “Sin igualdad de derechos, las mujeres no tienen recursos para hacer frente a la discriminación que sufren en todos los aspectos de su vida” señala dicho informe.



El interesante trabajo de AI resalta además que a las mujeres saudíes “no se les permite circular libremente si no es en compañía de un familiar próximo varón, ni siquiera para recibir atención médica urgente”. Tampoco pueden conducir automóviles. En países como Sudán y Yemen existen leyes de obediencia de la mujer. En el último la norma establece “las mujeres deben estar disponibles para tener relaciones sexuales con sus maridos y que no pueden abandonar el hogar conyugal sin permiso”.



En Israel, por ejemplo, a diferencia de los hombres, una mujer judía no tiene derecho a divorciarse, tal como estipula la ley rabínica y sanciona la ley estatal.
Por último, tenemos países como Egipto, Eritrea, Etiopía, Gambia, Kenia, Malí, Senegal, Sierra Leona, Somalia y Sudán, en los cuales la práctica de la Mutilación Genital Femenina (MGF) constituye un acto común y generalizado, motivado fundamentalmente por creencias religiosas y convencionalismos sociales que parten de una premisa según la cual la mujer es un objeto de propiedad del hombre y esta debe ser reservada para un uso, marcada y confinada según sea el caso. Aun cuando en Senegal fue prohibida legalmente en 1999, no hubo avances significativos en la erradicación de la MGF. Apenas recientemente, algunos de estos países han dado señales de voluntad política para erradicar esta cruel práctica a través iniciativas gubernamentales como el apoyo a las organizaciones civiles que combaten el flagelo.

Comentarios

ADELFA MARTIN ha dicho que…
Dar aconocer la situaciòn de la mujer en el mundo, es mas que un deber una obligaciòn, pero sin ir demasiado lejos, a otras culturas, donde las creeencias o manipulaciòn religiosa se ha convertido en ley, en nuestros paises la marginaciòn econòmica, y sobre todo LA VIOLENCIA DE GÈNERO, constituye realmente una pandemia.
Saludos cordiales

p.d.si vas a la izquierda de mi blog,
verticalmente, encontraràs mi correo
Nyna Koti ha dicho que…
Muchas gracias Adelfa.

Un fuerte abrazo desde la tierra de Simón Díaz.
Anónimo ha dicho que…
Francisco, ahora entiendes por qué el tono de mis intervenciones en la reunión de La Cofradía? El asunto de la discriminación hacia las mujeres va mas allá de los stereotipos que nos han creado de mujeres enrrolladas, cuaimas, conflictivas, histéricas! Aún con todos los avances que señalas hemos obtenido a nivel internacional en el reconocimiento y visibilización de nuestros derechos, es mucho cuanto queda por hacer. Gracias por sumarte a esta causa. Habla de tu sensibilidad como hombre, lo cual no deja de parecerme un "detallazo" en este S XXI. Gracias.

Un abrazo.

Isaloren Quintero
Francisco ha dicho que…
Muchas gracias por sus comentarios. Ciertamente, la reivindicación de los derechos de las mujeres es una batalla que tristemente está lejos de su fin. Como pueden ver, los logros y conquistas parecieran ser más nominales que reales, así lo evidencia la infinidad de convenios y declaraciones sucritas a lo largo del siglo XX, en franca oposición a una realidad en la cual la violencia de género, en todas sus expresiones, resulta patéticamente común. Con todo y esto, soy optimista y creo que están dadas las condiciones, por lo menos en nuestra Venezuela, para sentar un precedente importante en torno a la igualdad de derechos hombre-mujer.