Hápax



Desde Caracas, 11 de Octubre de 2.006; a Madrid quién sabe cuándo.



Hoy me llamaste y me preguntaste qué te haría, si estuviéramos cerca?

Sería total y absolutamente pornográfico. No te pediría explicaciones, no te pediría promesas, no te pediría nada. Sólo te daría lo único que tengo para darte, mi persona, mi corazón, mis pensamientos, mi cuerpo.

Te daría ese abrazo largo y silencioso, que solo dos personas con pasado en común se pueden dar.

Te daría el beso más largo y sentido que tus labios pudieran soportar.

Te tocaría toda tú geografía corporal, con el mayor cuidado y atención para que no se me olvidara nada, nunca.

Te quitaría cada botón de tu camisa para encontrar tu pecho.

Besaría cada centímetro de ti.

Dejaría caer tus pantalones para sentir tus piernas con mis labios.

Los zapatos y las medias desaparecerían tan rápido!, para darte libertad.

Todo con luz, porque yo también quiero verte, ver cada pedacito de ti, para que no se me olvide.

Tomaría tus manos y les enseñaría mi piel, pulgada a pulgada, para que le cambiaras la temperatura al contacto, de templada hasta ardiente.

Dejaría que tus labios exploraran cada zona de mi ser.

Permitiría que tu ser entrara en el mío, con la lentitud del que come su plato preferido y percibe en cada papila gustativa un sabor diferente.

Encontraría el momento exacto para ahogar un grito de placer y gemirte al oído lo que me haces sentir.

Sudaría hasta morir, sobre tu cuerpo, sólo para volver a vivir en una explosión de sensaciones.

Epílogo

El problema de acumular cosas es que algún día las vas encontrar de vuelta. Nunca pasó, y el océano no lo permita, tampoco pasará.

Comentarios