PASIÓN POR LA PALABRA




Estos últimos tres años he aprendido muchas cosas. A hablar por micrófono, hacer radio, hacer doblaje de voces, el famoso “acento neutro”, producir audiovisuales, nuevas técnicas publicitarias.

También he actualizado los conocimientos de mi otra carrera, números, números y muchas leyes nuevas.

Me dejé crecer cabello, me lo corté y repetí el proceso dos veces más. Esta última con un estilo bien arriesgado. Pase de rubia natural a teñirme de pelirroja, y medio mundo me dijo que estoy loca, pero ya se acostumbraron.

Cerré ciclos, dejé el pasado, en el pasado (al fin!!!). Dejé libre a una personita ver si vuelven a mí. Me atreví a tener una aventura. Me dejé llevar por la pasión sin pensar en el día siguiente. Me atreví a viajar sola. Aprendí a decir que no, cuando no quiero y a pedir, a ver si me dan lo que sí quiero.
Pero lo que más agradezco al universo, es haberme reencontrado con la escritura. Este vicio, este gusto, que quedó suspendido en un limbo por cosas de la vida y regresó de la mano de alguien a quien respeto y admiro mucho.

Y como, cuando algo no se hace por mucho tiempo, hay que ir despacio mientras se recuerda lo básico y actualizarse, para hacerlo bien; yo estoy haciendo lo propio.
Realmente no sé que tan bien lo estaré haciendo, solo sé, que este blog ha sido una maravillosa experiencia, que los talleres de escritura han sido una delicia y que les estoy muy agradecida a los instructores por todo lo que me han brindado.


Compartiré algunos de los ejercicios de esos talleres aquí, a ver qué tal.


Espero los disfruten

Comentarios