SOBREVIVIENDO A LOS HOMBRES


Hace ya algún tiempo, vi la película “NINE”, dirigida por Rob Marshall he inspirada en el musical de Broodway, inspirado a su vez en la película 8½ de Fellini.

La fotografía, el libreto, el vestuario, los actores, la iluminación, son harina de otro costal, reseña para otros espacios. En este blog les contaré otra cosa.

Guido Conti, pasa por una crisis y todas las mujeres de su vida se presentan en recuerdos o en físico para hacerle reflexionar o recordar su existencia. Según la pelí son 7, su madre, su esposa, su amante, la prostituta de su infancia, su asistente, un chance y su musa.

Estos arquetipos han acompañado a muchos hombres en su vida y nosotras hemos jugado a ser algunos de ellos. Al menos yo he jugado algunos de ellos.

Mientras mi compañero de cine, miraba la película, por mi cabeza pasaban escenas de mi vida como esposa, madre, amante, asistente, un chance, no sé si musa de alguien, definitivamente nunca he cobrado, así que creo, que no como prostituta.

Desde niñas nos repiten la misma cantaleta de la moral, el deber, la familia y toda esa parafernalia social, allá las dichosas que si pudieron cumplir el deseo de sus padres y tienen una vida perfecta….perfectamente aburrida. Debo reconocer que hay ocasiones en las que pienso en mi casita con un jardín verdecito, una cerca blanca, un golden retriever que juega con mis hijos (gemelos, varón y hembra) mientras mi esposito y yo, abrazadisímos, sonreímos llenos de perfecta felicidad en la puerta. Luego el globito de imaginación estalla y regreso a la realidad que yo misma me he forjado junto con alguna ayuda del destino.

De no haber sido asistente de algunos tiranos adorables, no habría aprendido el arte de mentir para otro; y obvio saber cuándo me mienten a mí.

De no haber sido el chance de alguien, no habría aprendido a reconocer los peligros del sexo espontáneo.

De no haber sido esposa, no habría sentidos la dulzura del para siempre, ni la tristeza del “hasta aquí nos trajo el río”, que deja el fin del cuento de hadas.

De no haber sido amante, no habría aprendido, que nadie le pertenece a nadie; y que amar al hombre de otra, no es excusa para destruir una familia.

De no haber sido madre, no habría vivido la hermosa experiencia de darle vida a alguien y tratar de enrumbarlo, con el temor de no saber si lo hacía mal o bien.

Así que en mí opinión, Nine no trata del infierno de Conti, es sobre cada una de las mujeres que lo padecieron y amaron cómo cada una, desde su rol lo ama y necesita, pero él nunca es lo suficiente.

Creo que en lugar de la crisis existencial de un hombre, que al fin se da cuenta de la importancia de las mujeres en su vida; debería escribirse la historia de una mujer sobreviviendo los hombres de su existencia, para darse cuenta que no fueron tan importantes. El número del recuento, seguro sería más alto…

¡No por lo que piensan!


Nosotras también tenemos nuestras historias.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este blog es muy interesante, tiene de todo, creo que le voy a dedicar un tiempito para ver que publicaste anteriormente.

Escribes en otros lugares? Eres muy buena!!!

Mariana
Nyna K. ha dicho que…
Gracias por tu visita Mariana:

Tengo otro blog, específicamente de reseñas culturales. Libros, películas, espectáculos etc.

Y uno que está a punto de nacer.

Los puedes ver en mi perfil.

Espero que te guste el resto.