LATIR EN LIBERTAD


“Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido”

Julio Cortázar.


Tengo un cofre lleno de relojes bellos. Con correas de cuero, de bisutería, de metal, de cadenas, tipo anillo; en fin muchos relojes. Ni uno, lo compré yo.

Todo el mundo me regala relojes bellos. Me lo pongo una semana, lo guardo en su cajita y a la semana siguiente, recuerdo que tengo un reloj nuevo. Lo busco y compruebo una vez más, que sus manecillas quedaron congeladas, justo a la hora que me lo quité la última vez.
Lo llevo al relojero, le cambian la pila, le dan cuerda, pero es inútil. Así que lo guardo junto a los otros, en sus cajitas.

Tengo un Rolex, regalo de mi papá. Sólo lo uso el 31 de diciembre. Se activa con el pulso, creo. Lo pongo en la hora y siempre marca hasta las 2, hora en que me lo quito y lo guardo hasta el próximo año.

Estas navidades, mi abuela, me regaló un reloj, bello. Me lo puse una semana. Lo voy a llevar al relojero mañana.

Comentarios

Luis ha dicho que…
Cielo, definitivamente me encanta sorprenderme gratamente a medida que he ido leyendo lo que escribes, porque a medida que te voy leyendo siento como si fuera desnudando tus sentimientos en cada palabra y en cada parrafo que leo...es como descubrirte nuevamente..creo que tendre que leerte mas a menudo.

El Negro que mas te ama en esta vida
Nyna K. ha dicho que…
Gracias my Darling:

Que gusto saber que lees está letras aventuradas y que además te gustan.