¿CUÁL ES EL TRUCO?


Hace unas semanas, colgué el vídeo que está la final de la nota, entre los gadget. Ahora, lo cambio de lugar y le dedico estas líneas.

No recuerdo que buscaba en la web, cuando me topé con él, pero debo reconocer, que quede impactada y por ello, lo arrastré hasta acá.

La banda sonora del Señor Henry Mancini me transportó a otra época.
Pasando por los temas divertidos como el de la Pantera Rosa o Baby Elephant; así como por los más melancólicos como el de Love History o Lara´s de la película Dra. Chivago (que me acompañó durante buena parte de mi niñez, ya que tenía una cajita musical, en la que la bailarina giraba al ritmo de esta canción).

Me di cuenta, que este maestro de los acordes, ha marcado a más de una generación. Al escucharlo me obligó a reflexionar sobre mi plan de vida.

Recuerdo, que de niña, pensaba que cuando tuviera 39 años, se acabaría el mundo (las profecías Mayas y de Nostradamus también me han perseguido), por lo que, como una verdad inmodificable, tracé un plan de vida para hacer muchas cosas antes de morir en el apocalipsis.

Me imaginaba, que sería una súper modelo o una miss “algo”, que tendría mi propia empresa, una papelería o una editorial (el olor de los útiles escolares nuevos, me encantaba, creo que por ello el negocio imaginario) y muchos empleados para mandarlos.
Viviría en una mansión en la lagunita, tendría una camioneta rustica. Sería una mujer independiente, pero con pareja; porque aunque no me lo crean, nunca soñé con el matrimonio, aunque cuando me preguntaban si al ser grande me casarías, siempre decía que sí.
Tendía un novio inteligente, muy culto, posiblemente un intelectual o un artista; pero no de televisión, si no un escultor, escritor, cineasta o algo así; que le encantaría la música, tocaría guitarra y tendría la pinta del vaquero de Marlboro.


No tendría hijos, porque si el mundo se iba a acabar en el 2012, ¿más o menos para qué?

Habría viajado por todo el mundo, especialmente habría conocido Rusia, habría encontrado a la tía que desapareció en la segunda guerra mundial y conocería a mi familia detrás de la cortina de hierro.

Una imagen que ha quedado como una fotografía en mi mente, es el sueño de estar sentada en un sofá estilo años 70, una noche en la que tendría lugar una gran fiesta, bebiendo de una copa elegante y fumando un cigarrillo largo y delgadísimo con una boquilla de plata. Conversando con ese novio algo mayor que yo y extremadamente guapo. Miraría el cielo nocturno, desde una terraza llena de plantas tropicales muy verdes. Los invitados pertenecerían a toda la flora y la fauna bohemia del mundo. Vinos, trajes hermosos pero relajados, serían la escenografía en la que, los invitados bailarían al ritmo de algún tema de Henry Mancini.

El 2.012, está a la vuelta de la esquina. Si el mundo se acaba o no, realmente no me atormenta mucho; aunque después de tantas películas del armageddon, no deja de dar un sustico.
De esa fantasía infantil, me doy cuenta que la realidad no es tan parecida. Algunas cosas se cumplieron, otras no. Algunas las abandoné, mientras que con otras sigo insistiendo. Lo que si se mantiene a pesar de los años, es esa sensación de ser un tipo de persona especial, con un gusto por el glamur, las artes y la buena vida.
Entonces el fin del mundo no me importa tanto, creo que si bien no he tenido todo lo que soñé, he tenido mucho de ello y otras cosas igual de gratificante que me han sorprendido en el camino.

Regresando al vídeo, el tema musical es de Henry Mancini y pertenece a la introducción de la película A shot in the dark ,de 1964.

Con relación al acto, la show woman se llama Ursula Martinez y me pareció que el pañuelito es muy inteligente.



video


Descargo de responsabilidad: No soy propietaria de ninguna de las imágenes que aquí se presenta. Los vídeos no me generan ningún beneficio comercial. Ninguna infracción de derechos de autor previsto, los video solo tienen fines de entretenimiento. Todas la imágenes de este blog son tomadas de la web. Si eres el autor o propietario de alguna de ellas, envíame un correo para asignarle el crédito o retirarla.

Comentarios