QUIÉN DETERMINA LO QUE ES VULGAR


Hace algunos días escuché por allí, la reflexión de un escritor, sobre la vulgaridad en el erotismo.  

Su disertación comenzó con la referencia del libro “La Llama Doble” de Octavio Paz.   En uno de sus capítulos dice ”Platón sin duda se habría escandalizado ante lo que nosotros llamamos amor… También las ideas y expresiones (de la época de Platón) nos escandalizarían si no fuera porque lo leemos con cierta distancia histórica”.  Este fragmento dio pie a una larga discusión sobre el concepto de amor, erotismo, pornografía y vulgaridad según la época, la geografía, la cultura, la edad,  la religión y el estrato social entre otros.

En todos los casos, los censores son los protagonistas. Los que dicen qué sí es y qué no. Llama la atención, que para ser censor hay que tener un amplio conocimiento del tema; es decir, primero hay que conocer la película, el libro, la foto, la escultura, la canción la representación a ser censurada; y segundo se debe conocer el signo o el mensaje a censurar para poder reconocerlo en cualquiera de sus presentaciones, así se le trate de disimular.  Para, posteriormente, prohibir su exposición ante el resto de la humanidad.

Ahora, me pregunto yo ¿qué tan sufrido o placentero debe ser el trabajo de un censor? ¿qué experiencias personales debe tener este individuo, para ser moralmente superior al resto de la humanidad y tener la autoridad de decidir qué es bueno para el resto de los mortales? ¿los censores son acaso seres impolutos?

Suponiendo que jamás se haya tenido contacto con el tema, ni con las tabúes sobre el tema ¿verdaderamente nuestros cuerpos no reaccionarían antes los estímulos eróticos externos?  Más allá del instinto físico-químico del contacto carnal ¿no tendremos un mapa mental , más que referencial,  sobre lo erótico?

En los años 40, la censura del cine en Hollywood, obligaba, que los matrimonios de  película, se presentaran al público durmiendo en camas o habitaciones separadas. Sin embargo la mayoría de las tramas familiares constaban de los padres y mínimo 5 hijos. No había mayor contacto físico, las familias perfectas eran frías y acartonadas, a pesar de sus amplias sonrisas permanentes y la creciente cantidad de vástagos.

También prohibieron los escotes en los vestidos de las protagonistas, los cuales fueron sustituidos por el jersey y ante los ojos de todos los espectadores apareció Lana Turner, la chica del  sweater y su busto exuberante.

Cada vez que se censura algo, lejos de contribuir con la pureza moral de la humanidad, se incentiva la curiosidad, la búsqueda y la afirmación del descubrimiento de lo prohibido para convertirlo en algo cotidiano. 

La censura me parece un mecanismo, muy rebuscado, para que la humanidad no pierda el deseo y bajo la excusa de lo prohibido, se permita seguir sintiendo algo.
A la larga, el censor,  termina siendo hasta un aliado, que mientras más prejuicios tenga, la vulgaridad será mayor o menor.

Carlos fuentes dijo una vez “ lo bueno y lo malo de los censores es que son unos cabrones y estúpidos al mismo tiempo. Tienen esas dos ventajas. ”

Le dejo estes  vídeo y determine usted lo que es vulgar





video






Comentarios